junio 25, 2024
Medios relacionados – Noticias 24 horas

El expresidente del gobierno y líder del PSOE entre 1974 y 1997, Felipe González, lanzó esta dura diatriba contra Pedro Sánchez y el otro presidente socialista de la democracia, José Luis Rodríguez Zapatero. Y no, lo hizo en ningún foro de debate o similar, sino en un programa de entretenimiento masivo, en «El Hormiguero» de Antena 3 Televisión.

Durante una hora de conversación con Pablo Motos, por quien en esta ocasión pasaron muchos de sus colaboradores o secciones, González criticó muy duramente la hoja que el presidente del Gobierno envió a los españoles a finales de abril. «Eso no fue liderazgo», declaró recibiendo una ovación del público que habitualmente seguía el programa en directo. “No lo creería”, insistí, preguntándome si podría olvidarlo. Y tras asegurar que durante su mandato pensó «sólo una vez cuántas veces» en este recorrido, reflexionó sobre lo que debe hacer un líder cuando tiene dos personas: «La persona que tiene la responsabilidad de tomar decisiones duda con los almohades e cuando «Consulta con la almohada y dile a los ciudadanos que eso es lo que creen que tienen que hacer, no les preguntes qué tienen que hacer».

Otros datos sobre Zapatero, que dijo en tono sarcástico que «es muy bueno», para difamar el «terror» vinculado al PSC en Cataluña, y admitió que en 2001, cuando fue elegido para el Gobierno, el PP ganó por alcalde. absoluta y «dejó solo a [Alfredo Pérez] Rubalcaba.» Cuestionado por la votación de la ley de amnistía el día 30 del día siguiente al Congreso, el histórico líder socialista inició así su deserción: «A lo mejor de lo que digo ora se entra hasta Zapatero, que esto funciona eh…», una declaración que provocó una fuerte carnicería entre los asistentes.

El expresidente, por su parte, elogió al día siguiente al expresidente de Aragón y líder del PSOE en esa comunidad, Javier Lambán, respondiendo a la presentación de su libro. Pero también, sobre todo, a Salvador Illa, que digo que debe presidir la Generalitat «por la sociedad catalana, porque él también tiene el estilo de convivencia que los ciudadanos necesitan». Y digo que en la negociación para el futuro del gobierno no hay «cambio de cromo». «Espero que a partir de ahora no haya negociaciones con Puigdemont [Carles] ni con Aragonès [Pere] Lo último que depende del conocimiento y corresponsabilidad de Salvador Illa. «¿Cómo puedo negociar lo que quiero gobernar, si de verdad quiero gobernar, en Ginebra o en Waterloo?», se preguntó retóricamente, en alusión a las negociaciones abiertas en el extranjero entre España y el PSOE y Juntas en Cataluña.

Ataviado con sombrero y sombrero, y utilizando lentes durante toda la entrevista, González apareció en la plataforma del excelente programa con un portafolios. Tiene una constitución que ha persuadido ya a muchos de los que han leído la Charla en distintos momentos. Con el ejemplo de la Carta Magna en la mano, y apelando a los «jóvenes», el que fuera jefe del Ejecutivo entre 1982 y 1996 afirmó que «eso es lo que acordamos, después del 78, cuando toda España votaba en Cataluña». «. Después conocerás al verdadero exiliado que fue Tarradellas. [Josep]». Y añadió: «El mejor fue esta noche Puigdemont, y Aragonés, que fueron más votados que en cualquier parte de España. Estas no son, eh, las estupideces que inventan. Como mínimo tengo que tener respeto por aquellos catalanes que puedan tener mi edad, o más que yo», afirmó el político sevillano a sus 82 años.

La referencia a la tarjeta de Sánchez y a los cinco días de abril en los que amé a Dimitir no fue la única crítica del inquilino de La Moncloa y del PSOE. Rechazando concretamente a Lambán, quien los definió como una persona «honesta», González criticó que puedan ser sancionados «porque lo que dije en el partido fue hace un año, no podíamos insultar la intelectualidad». Una referencia a la ley de amnistía, que critico duramente, y al hecho de que la expresidenta de Aragonés ausentara el voto por primera vez en el Senado, una indisciplina que le costó la correspondiente multa de 600 euros en el Senado socialista. . Grupo.

González criticó tanto la forma en la que Sánchez asumió el gobierno del Gobierno como el liderazgo del partido. En varias ocasiones aseguró que se estudia en el Gobierno «gobernar, y no quedarse», y en el PSOE, del que había manifestado constancia «lo rehízo», en referencia al proceso que dividió al partido entre los dirigentes del exilio, como Rodolfo Llopis, y del interior, como él mismo o Alfonso Guerra. Un proceso que finalizó con el famoso congreso de Suresnes, que el próximo mes de octubre cumplirá cinco años. El asimismo constató que en el Comité Federal (máximo órgano de los congresos del PSOE) de su época había «un 20% o un 30%» de voces discrepantes y «los debates duraban un día, o un día y medio». Esto fue lo que pasó».

El exlíder del PSOE habló también de otros aspectos de la realidad. Antes de finalizar la entrevista, y sin haber hecho la pregunta, dijo «renovar el Consejo General del Poder Judicial, mañana llega tarde», y criticó al Partido Popular (PP) por haberlo hecho en los últimos seis años de discusiones. muy probablemente no lo haga. «Han dado tantas razones que no hay razón», afirmó Alberto Núñez Feijóo.

En materia internacional, González aseguró que no se retirará de la embajada en Argentina como lo había hecho en el Gobierno, en el momento en que arremetió contra el presidente argentino, Javier Milei, por sus «palabras grandes» contra Sánchez. y en general por sus posiciones políticas, en particular por sus críticas a la salud pública y la educación.

Respecto al reconocimiento de Palestina que el Gobierno adoptará junto a Irlanda y Noruega en el Consejo de Ministros del próximo Marte, González no se opone al mism, pero se mostró escéptico sobre sus efectos en el conflicto y en Oriente Próximo. Un conflicto por lo que se llamó una larga deserción, incluida su experiencia en 1991 como invitado a la conferencia de paz que permaneció en Madrid, y que abrió el camino a los Amigos de Oslo dos años después. En su opinión, cualquiera puede ignorar la «complejidad» de un conflicto en ese «método bajo», lo dijo en tono coloquial, desde 1973. En esa línea también se resolvió de forma muy ácida contra el vicepresidente segundo y la líder de Sumar, Yolanda Díaz, para pedir que se reconozca en Palestina «del río al mar». La directiva del veterano abordó el escándalo «pero aquí sigue. Desde Jordania hasta el mar es toda Palestina, por eso me gustaría decidir que debo ir, como dicen los iraníes, a los judíos en el mar… como si se hubieran hecho eco de Hitler, como si se hubieran hecho eco de Luis en el cámaras de gas. «. González señaló que esta postura es similar, aunque desde un ángulo diferente, a la de judíos ortodoxos y colonos que regresan al mismo territorio en su totalidad.

La entrada «Yo no fui un líder, no lo creé yo» se publicó por primera vez en Genérico.

Noticias de interés – Medios digitales